domingo, marzo 27, 2016

EXTRATERRESTRES PISAN TIERRA EN BRASIL

El curioso encuentro con humanoides extraterrestres sucedió en Brasil, en el estado de Río Grande do Sul en inmediaciones del lago: Lagoa Negra, la cual es una inmensa extensión que abarca paralelamente a la costa brasileña, entre Porto Alegre y Río Grande do Sul. Este informe detallado se publicó en la prestigiosa revista Phénomenes Spatiaux de París.

El caso se sitúa en los primeros días de enero de 1958, entre las 20 y las 22 horas, en una noche clara y sin ventisca. Cinco fueron los testigos, lo cual otorga gran solidez al caso. Esta familia eran el propietario de la fazenda, la familia estaba compuesta por esposo, esposa, un hijo, una hija y el capataz. La observación duro 20 minutos aproximadamente

Todo inició con el avistamiento del objeto por uno de los miembros de la casa, el cual advirtió a los demás. El OVNI tenia forma redondeada de unos 10 metros de diámetro por 3 metros de alto aproximadamente, estaba acabado por una cúpula redondeada,

El OVNI tenia apariencia metálica y brillante, el objeto desconocido emitía una intensa luminosidad de color rojo claro, el objeto se hallaba suspendido a unos dos metros del suelo, como si estuviese flotando. Estaba completamente inmóvil, no se podía percibir el movimiento de rotación (mas adelante, cuando el objeto comenzó a alejarse, los testigos creyeron ver que giraba sobre sí mismo muy pausadamente)

La luminosidad rojiza emanaba el objeto llego a irritar los ojos de los observadores, provocandoles lagrimeo. Esta luz entraba por las ventanas,puertas y rendijas y al difundirse, se iluminaba en totalidad el interior de la casa. La distancia entre el objeto y la hacienda era 390 metros en línea recta. (fue medido después de los acontecimientos)

Los Humanoides Extraterrestres hacen su aparición y pisan tierra.

Los 2 primeros ocupantes que salieron del lado del ovni eran de gran estatura, los testigos aproximan unos 2 metros. Su vestimenta era una especie de mono de vuelo de color blanco, con un gran cinturón o cinto también del mismo color. El cuello de la vestimenta era alto y de color negro. La cara de las entidades era grande y sus cabellos eran largos, tan largos que les caían hasta los hombros.

La niña manifestó hacia su madre "Parecían santos" cuando esta pudo verlos mas cerca, Estos humanoides parecían ser de raza blanca. Sus pies estaban descalzos y eran de gran tamaño, tenían las manos eran muy largas. Andaban rígidos, sin doblar las rodillas. Luego tres seres que aparecieron en escena, ellos eran mucho más pequeños, aparentemente no podían sobrepasar el 1,40 m de altura. Su vestimenta era un mono de color marrón con una especie de faja del mismo color en la parte de la cintura. Estos seres pequeños también tenían el cabello largo hasta los hombros, parecieron también ser de raza blanca, en diferencia de los dos primeros, los pequeños calzaban unas botas pequeñas y se movian con mucha mas velocidad, pero en ningún momento abandonaron el lugar debajo del disco.

Los tres pequeños humanoides extraterrestres no se alejaron en ningún momento del OVNI. Los dos seres más altos, en cambio, sí se movieron, encaminándose hacia la cerca alambrada. Llegados frente de la cerca, siguieron una pequeña acequia que sigue dicha cerca, hasta la mitad (aproximadamente) de la distancia que había entre el ovni y la puerta de dicha cerca (ver dibujo). Una vez llegados allí, los seres regresaron a su nave, volviendo hacer este mismo camino. La segunda vez se acercaron a la puerta de la cerca, dieron un ligero rodeo, para luego detenerse frente a un pequeño puente de tablas que permitía cruzar la acequia. Por lo que se pudo ver, los seres estaban indecisos, y también esta vez volvieron sobre sus pasos. 

Imagen representativa.
En la tercera vez, partieron en nave por el mismo camino que habían recorrido, poco antes, esta vez atravesaron el puente y llegaron hasta la puerta de la cerca, la cual abrieron y entraron en la finca, luego volvieron a cerrar la puerta y siguieron andando en dirección a la casa. 

Por otro lado, el propietario de la casa y el capataz habían salido despavoridamente de la vivienda y se habían echado boca abajo, a la cubierta de dos palmeras que, al estar ubicadas en una ligera elevación del terreno, les permitían ver los acontecimientos sin ser observados. El valiente capataz llevaba consigo a mano un fusil, por si algo sale mal. La apacible esposa del propietario y sus dos hijos pequeños se habían quedado en el interior del hogar. El niño asustado por la luz rojiza, se había escondido debajo de unas tantas. La niña y su madre, observaban por la puerta casi abierta (entreabierta) a los misteriosos ocupantes del disco, que avanzaban hacia la casa.

Ademas resulta curioso señalar el comportamiento de los cinco perros que tenia la familia. Se trataba de unos muy feroces mastines, que hubieran ladrado y atacado a cualquier intruso. Pero en esta ocasión permanecían completamente tranquilos. No se alarmaron ni en lo más mínimo cuando los dos seres de 2 metros de alto cruzaron la cerca y entraron en el recinto de la hacienda. El capataz se alarmo ante la pasividad de los canes, y decidió dar el pare a los intrusos. Inmediatamente después el inquiero propietario le ordenó callar. Cuando los ocupantes del disco ya estaban a unos 60 metros de la casa, fue entonces cuando la niña gritó: !Olhe maezinha, Parecem santos! traducido: (Mira, mamaíta! ¡Parecen santos!)

La esposa, muy asustada, por la exclamación de su hija, decidió llamar a su esposo, para hacerlo entrar. Cuando ella abrió la puerta de la casa y gritó, llamando a su marido, los seres humanoides se detuvieron, y, de pronto dieron media vuelta, regresando sin apresurarse al disco volador, recorriendo el mismo camino que habían echo uso a la ida. Después, todos los seres tanto grandes como pequeños se embarcaron en la nave, y esta se elevó verticalmente, con un ligero movimiento de rotación.

Al día siguiente, los hombres inspeccionaron el terreno, encontrando dos tipos de huellas: unas eran pequeñas y parecían causadas por una suela sin tacón: en el centro mostraban una especie de estrella de cinco puntas; otras eran grandes, como causadas por pies descalzos con dedos muy largos y el talón puntiagudo. 

¿Qué habría ocurrido si la señora de la casa no hubiese salido al exterior para llamar a su esposo? (Ya que la investigación asegura que el grito de la señora fue la que hizo regresar a su nave a los seres "extraterrestres".) ¿Se hubiera establecido un contacto "amistoso" entre los extraterrestres y los terrestres. o quizá aquellos seres tenían otras intenciones?