miércoles, marzo 16, 2016

Aparición de un extraterrestre en España


A principios de enero de 1968, el investigador Ribera Antonio, recibió una carta anónima, dicho documento llegaba desde Quero, un pueblo de Toledo en España, donde se mencionaba el encuentro frente a frente con un ser Extraterrestre, dicha carta relataba:


“…me dirijo a usted para darle a conocer un hecho, no sueño que me ocurrió hace más de cuarenta años”

En ello ponemos notar la desesperación del que escribió la carta, prosigue:

“…me encontré de sopetón con un ser muy raro que, a pesar del mucho tiempo que paso desde aquel entonces, no he podido olvidar. Su altura era aproximadamente de 1,20 m. y su vestimenta de tipo uniformado de color verdosa; sus brazos y piernas se encontraban rígidos y pegados al cuerpo y en las manos (también juntas) un soplillo circular de unos 20 cm de diámetro, flexible, pero con un sonido metálico.”

“Llegué a verlo a una corta distancia de unos dos metros; por poco tiempo, intercambiamos miradas, pero no llegamos a hacer uso de la palabra”.

“Sus piernas eran también rígidas y sus pies estaban unidos por un eje, el cual ponía a girar una pequeña rueda circular, sobre la que andaba, a mi parecer dirigida e impulsada dicha ruedecilla por los efectos del soplillo la cual portaba en ambas manos.”

El caso es conocido como El Humanoide de la Monorueda o también como El hombrecillo de la mancha.